Archivo de la etiqueta: euskadi

Euskañolberri

Desde hace algún tiempo noto que mi familia no me entiende. Y no lo hace por falta de intención, o porque yo tenga ideas complejas, que también. No me entienden porque hablo euskañol.

El euskañol es un idioma sencillo de aprender y difícil de olvidar. Se basa en la mezcla de palabras en euskera en mitad de una conversación en castellano o viceversa (no confundir con el educativo programa de televisión). Yo, como castellanoparlante, normalmente me incluyo en el primer caso.

Para todos aquellos familiares y amigos que no me entiendan cuando hablo, os dejo un operativo glosario para poderlo emplear en cualquier viaje a las tierras del txakoli o para poder entender cualquier nuevo éxito de la televisión o cine español (tan aficionados últimamente al gracejo vasco)

-“¿Tomamos un hamaiketako?” Literalmente lo de las 11. O sea, un bocata de recreo de toda la vida que puede sustituirse por cualquier cosa que te dé la gana comer entre el desayuno y la comida. Porque en Euskadi, comemos mucho, oiga.

-“He venido de gaupasa”: Viene a ser hacer una noche en blanco, ir a trabajar del tirón o de “empalmada” (término muy madrileño)

-“¿Me pasas eso? –Tori”. No no me refiero a la rubia oxigenada de Sensación de vivir. Tori significa toma. Y se dice sin perjuicio de que el resto de la frase se diga por completo en castellano.

-Bai, Ez, barkatu, mesedez, eskerrik asko, kaixo. (Sí, no, perdón, por favor, gracias, hola) Todas ellas palabras de uso muy frecuente que se cuelan en conversaciones en castellano sin ningun tipo de problema. Hay quien dice que se puede adivinar a quién votas solo viendo cómo las empleas o cuál eliges para saludar (para entenderlo, leed el maravilloso artículo de Jon Pagola)

-“Agur”. Esto ya, es un sindios. Da igual dónde estés o con quién. El agur entra en tu vida para no dejarla nunca. Incluso hay veces que te genera cierto tartamudeo ridículo cuando intentas no decirlo y es casi peor (agudios!)

-“Lasai, no importa”. Lasai significa tranqui. Se usa todo el tiempo. Toooodo el tiempo.

-“Es muy jatorra” Majo. Alguien es jatorra principalmente si es majo, simpático, agradable y suele ser común que sea euskaldun*. Si no, es majo a secas (cosas que me doy cuenta yo sola y que no tienen entidad empírica alguna)

-“Ese es euskaldun* / euskaldunberri /euskaldunzaharra” Aquí llegamos a terreno pantanoso. Yo siempre digo que no entiendo estas clasificaciones, en cierto modo muy excluyentes. Euskaldun es una persona que habla euskera. Hasta ahí bien. Euskaldunberri es una persona que ha aprendido el euskera de manera artificial, quiero decir, que no es su lengua materna. Y puede hablarlo perfecto. Eso da igual, pero es un “nuevo vascoparlante” traducción literal. Euskaldunzaharra es todo lo contrario. Alguien cuya lengua materna es el euskera y que lo ha aprendido en su casa, de su familia. Ser euskaldunberri es la nueva estrella de David (ellos dicen que no, pero sí)

-“Aspaldiko!” ¡Cuánto tiempo! Se puede decir como entrada de una conversación que se desarrolle completamente en castellano.

-“Moñoño” Muy donostiarra. Es algo bonito, cuco, la famosa pocholada que dicen las pilucas y caritinas en Madrid.

-“Txikito, zurito, katxi”. Medidas muy vascas para definir los tamaños de las bebidas (alcóholicas, por supuesto)

-“Mira qué potxolo es”: Bien si se lo dices a un niño, mal si se lo dices a un adulto. Potxolo es ese niño que dan ganas de comerte, por todo lo que él se ha comido previamente. No confundir con Potolo (que también se usa en su versión suavizada potolito/a cuando quieres decir que alguien es un morsa marina pero te da vergüenza social decirlo)

-“Eres un sinsorga” Date por apañado. Eso es que eres más soso que el queso de Burgos y más aburrido que los programas de Pedro Ruiz.

-“Menudo morrosko” Aquí me vais a entender muy bien. Un morrosko es el típico hombre que os imagináis todos cuando os hablan de un vasco. Un cacharro (katxarro) pelotari, levantador de piedras o remero. Nos vale cualquiera mientras se meta las txuletas (chuletón) dobladas entre pecho y espalda.

-“Antzeko-parecido” Expresión que yo suelo usar en lugar de “del pelo”. Antzeko-parecido es como decir: “parecido-parecido”.

Existen un sin fin de expresiones más. Os iré relatando para que podáis entenderme mejor. Y si no lo hacéis, ya no será culpa del perfecto euskañol que hablo, sino de mi compleja estructura mental, y para eso no tengo solución posible.

Aportaciones al euskañol  a raíz de este post por parte de mis queridos vascos “jatorras”:

-“Y ¿cuándo va a venir? – Auskalo!” Viene a decir “a saber”. Me encanta como suena, casi a cachondeo.

-“Eres un/a txotxolo/a” Es ese tipo de palabra cariñosa que, depende de quién te la diga, te toca las narices bien tocadas o te parece adorable. Viene a decir que eres un poco pánfilo, inocente, o corto mental, depende el contexto y el tono.

-“Maitia” Término cariñoso que significa “cariño”. Se usa con parejas y niños. El que lo usa fuera de ese contexto es igual de deleznable que el que te llama cariño sin conocerte.

-“Tengo pirrilera”. Sí señores, a los vascos también les sienta mal la comida. Aunque esté toda hecha con producto buenísimo “del país”. Viene a ser una cagalera murciana de toda la vida, pero de la zona del Cantábrico este.

-“Había una etxekoandre” Traducido significa señora de casa. Vamos una ama de casa. Este término es casi un adjetivo. Se usa poco su traducción castellana.

Anuncios