El tiempo es lo que no sobra

Pasan los lunes, los martes son aún peores.

Los días son sucesiones de horas en las que todo es igual y nada es diferente.

Un día, no hace tanto, fijaste una fecha límite en el calendario; para hacer lo que tú querías, para convertirte en algo que aún no eres, para irte donde siempre quisiste.

Pero sigues ahí. En el mismo sitio. Sin moverte ni un centímetro. Sin quejarte. Sin pedir más a tu vida.

Porque no tienes derecho a quejarte. Porque a todo el mundo le pasa. Porque ya tendrás tiempo de hacerlo.

Pero lo cierto es que no es así. Si tienes derecho a querer más. No, a otros no les pasa. Otros avanzan.

Y el tiempo se va… y no vuelve.

Y tú te miras en el espejo y te ves como eras aquel día. El día que dijiste que no serías lo que eres.

Y no puedes creer que solo haya pasado eso; el tiempo.

Foto: http://www.inspirulina.com/tu-propia-sombra.html
Foto: http://www.inspirulina.com/tu-propia-sombra.html




Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s