Temiéndome lo peor….

Llevo bastante tiempo pensando en ello, e incluso lo he comentado con algunas personas de manera más abierta últimamente, ya que creo que este tipo de cosas no es sano quedárselas uno solo. Durante mucho tiempo he evitado hablar de ello, por vergüenza y por miedo a que el resto  pensara que era un bicho raro, pero hablando con diferentes personas me he dado cuenta de que todos tenemos fobias, unos más fuertes que otros, unos más públicamente que otros, y que la mejor solución para intentar superarlas es hablar de ellas.

Pues bien, como algunos ya sabréis, soy tanatofóbica. Una fobia que creo mucha gente tiene en diferentes grados pero no todo el mundo verbaliza. Y al igual que muchos otros miedos, atenaza, preocupa y angustia al que la tiene.

Conozco a personas que se aterran por una rata, por una araña, por los aviones, por las alturas, pero da la casualidad de que nadie me ha reconocido padecer miedo a la muerte. Puede que esa vergüenza absurda a decir lo que sentimos o pensamos no permita salir este tipo de cosas de nuestra boca.

Precisamente ahora que he conseguido superar con creces la otra gran fobia que he padecido (cinofobia: miedo a los perros), enfrentándome directamente a ella, he pensado que quizás verbalizándolo abiertamente e intentando afrontarlo (al contrario que hasta ahora que evitaba el tema por completo) puede que consiga superarlo y no volver a angustiarme con ello.

Julian Barnes, autor al que admiro y tanatofóbico confeso, explica a la perfección ese sentimiento (he leido a otra gente hablar del tema pero ninguno se acerca tanto a lo que siento yo concretamente hacia la muerte). No creo en Dios, pero lo echo de menos”.  Como agnóstico explica su frustración basándose en la falta de fe y la envidia que le provocan las personas que sí que la poseen.

Hace ya mucho tiempo que pasé del agnosticismo al ateísmo, al rechazo de la posible existencia de nada, y no creo que esto haya ayudado en exceso a la angustia que pensar en la muerte provoca en mí. Y como él explica y mucha gente le cuesta entender: “Se trata de un miedo a la nada, es decir, al vacío, a la desaparición total”. No es miedo al dolor, a dejar a tus seres vivos privados de tu compañía, ni al castigo divino, ni a la muerte sobrevenida… Es al resultado de la misma a lo que temo.

La pregunta es: ¿Puede alguien que haya meditado sobre la muerte de una forma profunda y racional, no temerle? Las frases que a lo largo de mi vida he escuchado para evitar ese miedo me resultan vacías y poco convincentes. La alusión a que la muerte forma parte de la vida, que volvemos al universo, que no sentiremos nada y que olvidaremos todo, tampoco creo que sirva para consolar ese sentimiento negativo. Si la muerte es una certeza, probablemente la única de nuestras vidas, ¿ Cómo puedes no temerle cuando absolutamente nadie sabe qué va a pasar?

Antes de pensar que mi miedo es irracional, cerrad los ojos y pensad si hay algo en el mundo que os dé pánico. Estoy convencida que ni el mismísimo Punset podría aprobar un examen de fobias. De lo más pequeño a lo más tremendo somos humanos y todos tenemos un talón de Aquiles. Por lo tanto todos pecamos en alguna medida de irracionales. Lo importante es asumirlo e intentar solucionarlo. Así que se admiten sugerencias.

“No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s