Vacaciones Santillana

Las vacaciones…

Esa época que parece ser la salvadora de nuestras aceleradas y atropelladas vidas, se me revelan cada año como un proceso conflictivo y agobiante que comienza un par de meses antes.

Todo empieza inocentemente. Los anuncios de paquetes vacacionales empiezan a calar en nuestras mentes a través de nuestras vírgenes retinas de imagenes tropicales, y sientes ese extraño impulso de ir a cualquier lugar que parezca ser nuevo y apasionante. Curioso que ese lugar puede resultarle profundamente insulso a sus propios habitantes y que ese sentimiento se repita al contrario con la gente que encuentra fenomenal tu ciudad como destino vacacional.

Entonces llega el momento crucial: cariño, ¿dónde vamos este año?… la duda se cierne sobre tí. Reconozco que echo de menos aquella época cuando irme un mes de vacaciones a los apartamentos Ximo de Gandía resultaba todo una aventura familiar. Esa época feliz en la que los albergues de estudiantes te parecían super divertidos y la idea de compartir un baño con desconocidos no resultaba peligrosa para la salud pública.


Las posibilidades son muchas y heterogéneas… Vender un riñón a un traficante de órganos ruso y embarcarte en un viaje maravilloso e inolvidable, sobre todo para tu bolsillo, a tierras lejanas y exóticas. Quedarte en algun lugar peninsular al que llegar en coche sin que tu cartera acabe huérfana de padre y madre. Ir a alguna ciudad o ciudades europeas a hacer la ruta japonesa, organizada por un paraguas volador o por tí mismo. Son tantas las opciones….

A mi siempre me suele dar el ataque nostálgico del fantasma del viaje de año pasado. De repente, el viaje más maravilloso que he hecho y haré en mi vida es el del verano inmediatamente anterior al actual. Y pienso en todo lo perfecto y divertido que fue. Lo irrepetible, lo mágico, lo inigualable. Por supuesto nunca recuerdo las broncas en el coche o moto por habernos perdido, ni las confusiones de horarios de ferrys, ni las estafas en restaurantes, ni en lo mal que estaba la habitación de aquel hotel que nos cobraron a precio de oro. En ese momento todo aquello desaparece y ese lugar tiene música de fondo tipo videoclip y la imagen en slow motion.

Así que este año, no recordaré cuando casi me desmayo a 40 grados y sin agua a la vista, ni los 10 euros que pague por ir 20 metros en taxi, ni el bicho gigante que encontramos en el baño, negro y de 5cms, ni la cara que se me quedó cuando fui a pagar un batido de chocolate y me dijeron: 10 €!… Este año Grecia es inigualable…veremos el que viene…Por el momento, queda lo mejor…. ¡¡¡¡Planearlo!!!! Y para eso creo que aún me quedan fuerzas.
Anuncios

2 pensamientos en “Vacaciones Santillana”

  1. me has sacado una carcajada. De momento creo que ire al mismo maravilloso sitio que el año anterior.Y yo sin saber que era un truco de mi mente.Gracias Harvesey por desvelarmelo.

  2. jajajaj siii me pude reir tambien, desafortunadamente, soy colombiano y no conozco ni mi propio pais, viajo muy poco a pesar de que en los aposentos de mi interior siento gritar un aventurero "ey sacame de aqui", seguramente cuando pueda tener dinero en eso lo gastare, viajar!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s