Eternamente jóven, incluso a los 100


Eterna, recta, ambigua y electrizante. Así eres en mi cabeza cuando pienso en ti.

He pasado muchas horas recorriéndote y sintiéndome parte de tí, recreándome en tus rincones y escondiéndome en tus recodos.

Me has visto cambiar y crecer. Has visto como cambiaba mis hábitos, mi apariencia y mis acompañantes. Me has visto correr apresurada y cimbrearme relajadamente. Con tacones y en zapatillas. Me has visto triste y agobiada y otras veces alegre y despreocupada. Reir, llorar, gritar, sentir e incluso cantar.

Tienes algo inexplicable que me atrae magnéticamente y que sólo pensar en tí, ahora que te tengo lejos, me hace sonreir y ponerme melancólica.

La última vez que te vi habías cambiado. Reconozco que tu nueva apariencia me provocó cierto desasosiego. Pensar que evolucionas a lo lejos y que yo ya no soy parte de ti…

Otras con tu mismo nombre he conocido, pero ninguna se puede comparar a tí, porque para mí sólo habrá una Gran Vía, que es la de Madrid.

Por eso, ahora que es tu cumpleaños, quiero darte las gracias por haber estado siempre ahí, sin juzgarme, sólo dejándonos vivir.

_______________________________________________________________
“Cuando la muerte venga a visitarme, no me despiertes, déjame dormir, aquí he vivido, aquí quiero quedarme, pongamos que hablo de Madrid” (Sabina)

Recomiendo el reportaje del que he sacado la foto, y el video “Un día en Madrid” sobre todo para los que, como yo, sois madrileños lejos de la capital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s