Mudando la piel


Tengo la extraña sensación de que algo bueno se avecina. Creo que es el cielo descubierto al fín, que acerca el sol y aleja las nubes. Ese cielo naranjita y ese mar azul claro haciendo chiribitas cuando lo miras.

Siento que algo maravilloso está cerca. Huele todo distinto, cómo a nube de azucar. Esas nubes que empiezan a ir más despacio y a esconderse con más frecuencia.

Lo siento en mi nariz, que se congestiona con más frecuencia. Con los ojos enrojecidos y el picor de garganta.

Y hay más gente por la calle, y los bares se llenan. Las bicis se multiplican y las motos se hacen dueñas de las esquinas. Es todo menos marrón y más rosa. Menos negro y más crema. Menos gris y más blanco.

Creo que al fin llega el momento. Enterremos los abrigos, abramos las ventanas, respiremos profundo. Seamos viudas alegres por este invierno crudo y malsano, maltratador y prepotente, que nos miraba desde lo alto, soplando airado y sin apiadarse de nosotros y que ahora está muriendo.

Lo peor ha pasado, al menos en la tierra de lamiak y mairuak. Ahora no me importa que llueva, si es esa lluvia cálida que nos empapa mientras pisamos la arena de la playa.

Huele a cambio.¡Llega ya, primavera!…

Anuncios

Un pensamiento en “Mudando la piel”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s