De cómo la viuda del cirujano se escapa con el pescador

El sábado por la mañana tuve la suerte de sentarme un ratito y ver una de las comedias francesas que más me apetecía ver. “Enfin Veuve” (Por fín viuda) de Isabelle Mergault.

La verdad es que siento una gran fascinación por las comedias galas, por lo mucho que me río, por su idiosincrasia, por los diálogos y escenas absurdas… Sé que la mayoría de la gente las odia, pero a mí son las que más me gustan y las que más disfruto. En esta, Michèle Laroque (Pédale dur) encarna a la mujer de un cirujano de éxito (Wladimir Yordanoff), mayor y déspota, que ama a su mujer a su manera, pero haciéndole sentir diminuta y vacía.

Ella, mantiene una relación con Leo (Jacques Gamblin), constructor de barcos en el astillero de Marsella. Tras dos años de relación a escondidas, él firma un contrato para pasar un año en China y le invita a escaparse con él y abandonar a su marido. Cuando parece estar convencida, su marido fallece, quedando ella viuda y libre, aunque más atada que nunca para huir.

A partir de ahí empieza toda la trama, con momentos estelares como el entierro del marido, donde Laroque nos arranca a todos una carcajada en un momento tan dramático. Creo que no me ría tanto desde Podium (2004).

Por ahora me queda la saga de Les bronzés, que no puedo esperar más para ver, teniendo en cuenta que me encanta Patrice Leconte y Thierry L´hermitte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s