Complejo de Heidi, por lo cabra loca

Este fin de semana, y gracias a la amable invitación de unos amigos (por cierto, mil gracias desde aquí) emprendimos una mini expedición (por llamarlo algo y parafraseando al gran Juanito) rumbo al Circo de Gavarnie al lado de Luz St Sauveur (en la foto) para hacer trekking pirenáico, respirar aire fresco, huir de la monotonía, y ver “marcos incomparables”.

El caso es que, aunque tuve momentos un poco malos por una inoportuna dolencia en la rodilla, he de decir que me encantó volver a sentir esa sensación de aire fresco y puro en la cara, respiración entrecortada, con cierto regusto a sangre (de esa que notas cuando estas muy cansado haciendo un esfuerzo) y esa autocomplaciencia de cuando consigues algo que te ha costado mucho y puedes disfrutarlo un rato.

Si a eso le añadimos un día espléndido, unos parajes majestuosos, muchas risas y algún que otro despiste que no comentaré, el resumen es sencillo en una frase: muchas ganas de repetir. La cruda realidad: Hace 30 grados y un sol de justicia fuera, y yo he empezado hoy la jornada extensiva…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s